Noticias del 25/01/2019

Buenos días a todos.

Ya hemos cambiado de año y, con él, llegan las buenas intenciones. Así que empezaremos contándoos algo sobre La Cansera del Camino.

En primer lugar, nuestra página web, que fue creada de forma casera hace diez años, necesitaba una puesta al día tecnológica; por eso hemos tenido que cambiar su estilo para adaptarla a los nuevos dispositivos de comunicación. Podréis descubrir su nuevo diseño en la próxima noticia.

?

También seguimos arreglando un poco más la casa: en la entrada hemos revestido el techo de madera, encintado las paredes y colocado una espectacular lámpara aprovechando una antigua rueda de carro. Asimismo, hemos empezado la reforma del espacio situado encima de la cocina, que será el salón-biblioteca, e iniciado la instalación de la calefacción.

Con todo esto, la huerta, además de sufrir las inclemencias del tiempo, aguantó la ausencia del huertano. En consecuencia, ha sido un año de poca cosecha; por tanto, casi nada de conservas y mermeladas. Por suerte, los años anteriores, más generosos, nos habían permitido reunir reservas. Y así, igual que la hormiga en el cuento, hemos disfrutado de ellas durante el invierno.
Las inclemencias del tiempo fueron, sobre todo, lluvias y nieblas. Pero tras la gran sequía del año 2017, que terminó con la enorme ola de incendios en Galicia, esta agua ha sido recibida como una bendición. (Ver el resumen meteorológico)
Además, el 28 de octubre de 2018 cayó una nevada considerable. Por ser muy temprana, la nieve estaba cargada de agua y pesaba mucho. Las consecuencias fueron desastrosas para los árboles, que no habían perdido sus hojas y frutos. Las ramas, rebosantes de nieve pesada, se rompieron y dejaron mutilados a muchos de ellos, como castaños, robles y frutales.

En cuanto a nuestros perrines, lamentamos la pérdida de Beo, el labrador, el más pequeño, el atleta. Tras producírsele una torsión de estómago el 20 de agosto de 2018, no consiguió superar el posoperatorio. Hemos acogido de la protectora de Lugo a una pastora alemana de más o menos año y medio, a quien, siguiendo la tradición, hemos llamado Bea. Después de un periodo de adaptación, se encuentra muy feliz con Jaco y con nosotros. Es muy cariñosa, aunque un poco celosilla, sobre todo cuando mimamos a Jaco. Se pone exageradamente feliz y casi incontrolable cuando ve la correa para pasear. (Ver algunas fotos Capitulo 7Capitulo 8Capitulo 9)

Respecto al Camino de Santiago, sigue creciendo el número de peregrinos que llegan cada año para visitar al Apóstol. (Ver estadísticas del Camino)
Como podéis constatar, el Camino Portugués es objeto de un entusiasmo creciente, con 15 117 peregrinos más que en 2017; es decir, un 22,7 % más, en detrimento del Camino Francés, que tan solo tiene 5466 peregrinos más que en 2017; esto es, un 3 % más.

Ahora el Camino Francés no pasa por delante de la puerta de la casa. Con la idea de poner al día los senderos históricos, el Camino Francés, al pasar por nuestra aldea de A Pena, se desvía y recorre un camino rehabilitado recientemente, situado debajo de la casa. Al mismo tiempo, han cambiado los famosos mojones, tanto físicamente como en el seguimiento de los kilómetros. Así, el celebérrimo kilómetro 100, antiguamente sito entre Brea y Morgade, se sitúa ahora en A Pena, a tan solo 80 metros de nuestra casa.

En nuestras próximas noticias os contaremos más sobre el Camino.

También seguimos descubriendo unos maravillosos lugares turísticos, de los muchos que hay en Galicia. Hemos recorrido una parte de la Costa da Morte, que a veces es rocosa, con playas arenosas, acantilados vertiginosos y pequeños puertos pesqueros. (Ver algunas fotos)

Visitamos también las islas Cíes. Son un paraíso, casi inhabitado, donde se mezclan playas arenosas con aguas claras y bosques en los montes rocosos y acantilados. (Ver algunas fotos)

Otro día cogimos un barco y navegamos entre las orillas del río Sil, donde se cultivan viñas en las laderas empinadas para la producción de los vinos con denominación de origen Ribeira Sacra. (Ver algunas fotos)

Y sin más por ahora…

Os esperamos en La Cansera del Camino.

Leave a comment